« Home | poder femenino » | que onda güero, will you com'? » | pero no quede tonto » | no thoughts, no mind, to rot behind » | Fiesta Capsula » | There's a starman waiting in the sky. He'd like to... » | Mr Tambourine Man » | The White Stripes » | peel sessions » | limon y amoníaco » 

lunes, julio 18, 2005 

es lo que es (y gusta)

Ir a Viña y no a Valparaíso es casi imposible. Ir a la conurbación esa, y no pisar la arena ni mirar un rato el mar es imperdonable.Si no me aparezco por Avenida Perú, pareciera que hubiese ido a otro lugar. Pero, pensandolo bien, como me gustan Valparaíso, Viña y la playa -además de estar a minutos entre sí-, prefiero subirme al bus de regreso teniendo claro donde diablos estuve viviendo por varias horas y pocos días.

Es como ir a Santiago y no ver una puta micro amarilla. O no andar en metro. O que no te toque un taco. O que justo haya llovido una hora antes y, solo por eso, el smog sea cosa del pasado -y del futuro próximo, por cierto-. Raro.
Ojalá se pudiese evitar esas cosas. No son muy maravillosas, que digamos. Pero Santiago es así y me gusta. Con todas esas pajas metropolitanas.

Al final, no quiero evitar ni ver esas careras carrozas a tracción equina, ni mucho menos los antros porteños cerveceros. Quizás si el olor a meado. Pero el resto está bien. Me gusta. Incluso la vuelta de Valpo a Viña, con un micrero hiperquinéticamente violento al volante.